PENÍNSULA ANTÁRTICA

Localización: Península Antártica.
Principales dificultades: El frio - El hielo – climatología inestable – Navegación del Pasaje de Drake
Fechas expedición: 3-13 de noviembre a 2010

“Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de absoluta oscuridad. Peligro constante. No es seguro volver con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito” Sir Ernest Shackelton.


Ver más rutas en mi wikiloc

Bitácora:

La Antártida recibe unas 30.000 visitas anuales aunque nunca coinciden dos buques de pasajeros en la misma zona.

Para ir a la Antártida mi mujer Lorena y yo, volamos al aeropuerto de Buenos Aires y posteriormente a Ushuaia,la ciudad más austral del mundo. Desde aquí embarcamos en el pequeño barco de expedición USHUAIA de la empresa ANTARPPLY EXPEDITION.

El Itinerario fue:

03 De noviembre: Ushuaia, Argentina, Canal Beagle.
04 De noviembre: Pasaje de Drake.
05 De noviembre: Pasaje de Drake. Isla Barrientos (Islas Aitcho).
06 De noviembre: Isla Cuverville. Puerto Neko. Canal Neumayer. Puerto Lockroy.
07 De noviembre: Canal Lemaire, Isla Petermann, Isla Pleneau. Canal de Lemaire
08 De noviembre: Puerto Lockroy, Bahía Paraíso, Base Brown, Caleta Skontorp
09 De noviembre: Isla Decepción, Bahía Balleneros, Isla Media Luna
10 De noviembre: Pasaje de Drake
11 De noviembre: Pasaje de Drake
12 De noviembre: Ushuaia, Argentina

Distancia recorrida: 2850 kilometros de navegación.

Día 3 de Noviembre.
Lat. 54N º 48′ S Long. 6818′ O

Nuestro viaje hacia las heladas tierras de la Antártida comenzó a las 18 horas cuando, embarcados en el B / M USHUAIA, zarpamos del puerto de Ushuaia haciendo sonar la bocina del barco. El cóctel de bienvenida fue la ocasión para empezar a conocer a nuestros compañeros de viaje. Más tarde, nuestro Líder de Expedición, Sebastián Arrebola, nos presentó a los guías conferenciantes, que nos acompañarían durante todo el viaje. Daniel Martinioni, Susan Adie, Monika Schiller y Julieta Pedrana compartirían con nosotros muchos detalles interesantes sobre los animales antárticos, la historia, geografía, geología y conservación de este remoto continente y nos guiarían de forma segura sobre este ambiente inhóspito pero maravilloso.

Sebastián también nos presentó a nuestro capitán, Jorge Aldegheri, quien inmediatamente preparó el USHUAIA para navegar a través de las aguas del Canal Beagle en nuestro camino hacia las tormentosas aguas del Pasaje de Drake. Al finalizar las explicaciones y presentaciones se sintió la alarma del barco: era la señal del zafarrancho de abandono en un primer simulacro. Después de la cena vimos el documental “La Aventura antártica de Shackleton “, realmente interesante para los amantes del continente blanco.

Día 4 de Noviembre. Pasaje del Drake

Cuando nos despertamos por la mañana comprobamos que el Pasaje de Drake nos estaba tratando con benevolencia. Pero de todas formas algunos de los expedicionarios cayeron víctimas del mareo o mal de mar. Aquella mañana tuvimos una interesante charla sobre “La Geografía del Continente Blanco “, a cargo de Sebastián y aprendimos muchos detalles útiles.

Julieta siguió con una conferencia sobre las “Aves Marinas del Océano Austral “y nos fascinó ver el buen número de excelentes adaptaciones de las aves en su ambiente. Después tuvimos la oportunidad de apreciar estas aves en vivo y en directo ya que hicimos una sesión de avistaje de aves. Pudimos observar alrededor del barco albatros manto claro, albatros errante, petreles gigantes del sur, petreles pintados y algunos petreles de las tormentas. Por la tarde fué Dany, quien nos invitó a aprender más sobre la Geología de la Antártida. Son realmente interesantes las conferencias.

Después de la cena vimos el filme “Antártida, una aventura de naturaleza diferente “. Pronto de noche, habíamos cruzado la zona de la Convergencia Antártica, también llamada Frente Polar, por tanto, nos encontrábamos ya en las aguas del Océano Austral.

Día 5 de noviembre.
Islotes Aitcho, Isla Barrientos: Lat. 62° 24 'S Long. 59° 47 'O

Después de un buen desayuno ya estábamos preparados para encarar un nuevo día en el Pasaje Drake. Comenzó con una fascinante charla de Julieta sobre “Pingüinos”. Como ya intuíamos que estos serían nuestros nuevos mejores amigos, queríamos saber todo lo que se pueda sobre ellos. Aprendimos que llevan una vida húmeda y fría llena de sacrificios pero también de largas vacaciones.

Por la tarde, Sebastián, nuestro Líder de Expedición, nos explicó las normativas de la Asociación Internacional de Operadores de Turismo Antártico (IAATO según sus siglas en inglés) para los visitantes a la Antártida, como así también las normas de procedimientos y seguridad para el uso de los botes Zodiac. Aprendimos varios detalles sobre cómo vestirse para los desembarcos y cómo comportarse- mientras visitáramos la Antártida. Después seleccionamos nuestras botas de goma, probamos el equipamiento de frío que habíamos llevado y en realidad estábamos a punto para conocer este nuevo mundo tan fascinante.

Como el cruce del Pasaje de Drake resultó más rápido de lo esperado, pudimos llegar a la Isla Barrientos en los Islotes Aitcho con suficiente tiempo como para disfrutar de un primer desembarco. Las Islas Aitcho se encuentran en la entrada norte del English Strait. La Isla Robert se sitúa al este y la isla Greenwich en el sur. Estas islas fueron cartografiadas y nombradas con las iniciales LO. (En referència a: Oficina Hidrográfica del Almirantazgo) y finalmente renombradas como “Aitcho” en espanyol, de acuerdo con la fonética inglesa de la sigla. A media tarde, con un poco de lluvia, sumado a nuestro espíritu aventurero conseguimos desembarcar y observamos pingüinos Papúa y de cara, blanca la mayoría ya sobre sus nidos con huevos. Nos sorprendió la ausencia de nieve en las lomas. Habíamos esperado ver mucha más nieve. Un paisaje dramático nos dio la bienvenida. Parte de las rocas volcánicas de la isla se escondieron detrás de la niebla, el conjunto se parecía mucho a un castillo medieval con pingüinos.

De regreso a bordo otra cena deliciosa nos reconforta y luego nuestro compañero de viaje y aventurero Amyr Klink tuvo la gentileza de dar una presentación sobre sus aventuras a bordo de sus veleros “Paratii” y “Paratii II”. Disfrutamos mucho de su fascinante presentación.

Después de la misma era hora de ir a la cama. El USHUAIA dejó atrás la Isla Barrientos y puso proa en dirección a nuestra próxima destino la Isla Cuverville.

Día 6 de noviembre.
Isla Cuverville: Lat. 64° 41 'S, Long. 62° 38 'W
Puerto Neko, Bahía Andvord Lat. 64° 50 'S Long. 6233 'El

De mañana con muy buen clima, ya estamos listos para desembarcar en la isla Cuverville. Ni una gota de viento nos perturbaba, pero aún faltaba por llegar. Así nuestros nuevos amigos y trabajadores de Puerto Lockroy ( Tudor, Michael y Nicola) nos deleitaron con una charla sobre la base histórica, que íbamos a visitar el día siguiente. La presentación se completó con la película sobre la base “Ice Cool Brittannia”.
Avistamos una pequeña isla a la sombra de una mayor Isla Rong.

La isla Cuverville fue bautizada por Gerlache en honor a un vicealmirante de la armada francesa que ayudó a aprovisionar su expedición. En ella pudimos apreciar una extensa colonia de pingüinos Papúa, de hecho parecía que estábamos en presencia de una caravana de pingüinos. Desde las playas del norte de la isla vinieron miles en una fila, que parecía interminable. Vimos pingüinos bien nutridos, super pesados ​​que avanzaban lentamente hacia los pocos lugares liberados de nieve. Todavía no se podían ver nidos, la mayoría de las aves estaba buscando frenéticamente pareja mientras que otros trataban de averiguar dónde había quedado su nido del año pasado. También nos sobrevolaron algunos escuas.

En las playas de los alrededores de la isla se podían apreciar rocas de diferentes composiciones que fueron transportadas por glaciares desde diversos lugares de la Península Antártica. De regreso al USHUAIA disfrutamos de un breve, pero no menos agradable crucero en los zodiacs entre los icebergs.

Por la tarde nos dirigimos a la espectacular Bahía Andvord. Allí fuimos a visitar Puerto Neko, una bahía minúscula rodeada de glaciares imponentes y muy activos. Realizamos nuestro último desembarco del día en Puerto Neko, frente al Puerto Andvord. Neko fue nombrado en honor al barco factoría de Christian Salvesen, que operó en las Islas Shetland del Sur y la Península Antártica de 1911 a 1924. A pesar de ser un lugar de gran belleza, Puerto Neko lleva el nombre de un barco asociado a la caza de ballenas. Gaviotas cocineras y escuas anidan hoy en día en la bahía.

Una colonia de pingüinos papúa y una foca de Wedell descansando en la playa perfeccionaban la fotografía. Pero pronto se interrumpió el paisaje idílico cuando se oyó un sonido estrepitoso y el glaciar produjo roturas provocando una ola de pequeño tsunami peligrosa en la playa. Corrimos y trepar para llegar a terrenos más altos, fuera de su área de peligro. Una vez arriba respiramos profundos y disfrutamos de la hermosa vista y nuestra primera excursión en el continente mismo, ya que la bahía Andvord es parte de la Península Antártida.

Por la noche, nuestro staff de expedición ayudó al equipo de Puerto Lockroy a desembarcar sus equipajes, cajas y víveres. También vinieron a buscar a Amyr Klink, quién volvió a su velero “Paratii II”. La despedida se volvió fuertemente emotiva. Quedaban un par de horas de luz para ayudar a palear nieve en la base y después llegó el momento de volver al USHUAIA.

Día 7 de noviembre.
Lemaire Channel - entre la Isla Booth y el Continente. Isla Petermann Lat. 65° 10 'S Long. 648 'O
Islas Argentina. Pleneau Island Lat. 65º 06 'S, Long. 64° 04 'W

Despertamos temprano, esta vez para apreciar la navegación por el canal Lemaire bajo una débil nevada. El Canal Lemaire, conocido como “Fuji Funnel” o “Kodak Gap”, es un estrecho paso entre la Península Antártica y la Isla Booth, de unos 12 km de largo y su paso más estrecho es de apenas unos 500 m. El nombre se lo dió Adrien de Gerlache en honor a Jacob Lemaire, el explorador belga del Congo en África. Después de atravesar el canal con rumbo al sur nos dirigimos a la hermosa isla Petermann. Recibe el nombre en honor al geógrafo alemán August Petermann. El 1908, en esta misma isla, invernó el explorador francés Jean Baptiste Charcot y su tripulación en el barco Porquoi Pas?.

En esta isla tuvimos la gran oportunidad de visitar por primera vez una pequeña colonia de pingüinos Adelia. Marchamos cuesta arriba por la nieve virgen. Éramos los primeros humanos en pisar la isla en esta temporada y nos sentimos muy privilegiados.

Los pequeños pingüinos blancos y negros se apuraron para llegar a sus nidos. De prisa se deslizaron sobre la barriga cuesta arriba sobre la nieve, qué espectáculo! Notamos que habían elegido un lugar escénico para su colonia. Desde el precipicio se veía la entrada al Estrecho Lemaire y el Canal de Peñol. Lentamente cambió el clima: observamos como el viento empezó a hacer remolinos sobre la nieve y sentimos como la temperatura empezó a bajar.

De vuelta a bordo recibimos una llamada de la base científica Ucraniana “Akademik Vernadsky” en las Islas Argentinas. Esta base era la antigua base británica Faraday que el 1996 fue cedida por los británicos a Ucrania por una libra esterlina. Los miembros de la base nos pidieron que fuéramos a visitarlos: “Por favor!!”. No habían tenido visitas en ocho meses y estaban un poco desesperados por vernos. Como se había levantado un viento fuerte que nos impedía llevar adelante una expedición en zodiac en las inmediaciones de la Isla Pleneau, nuestro Jefe de Expedición accedió y nos dirigimos hacia el Sur. Por la tarde llegamos así a nuestro punto de navegación más austral (Lat. 65 ° 15 ‘S, Long. 64 ° 16′ O). Pero lamentablemente nos fue posible visitar los ucranianos. Una alfombra de hielo nos impedía avanzar, dándonos al mismo tiempo una muestra de cómo se puede imponer la naturaleza rigurosa del Continente Blanco. Lo sentimos en el alma, pero no quedaba otra opción que cambiar el rumbo y volver hacia el norte.

Como por arte de magia, en la zona de la Isla Pleneau se habían calmado los vientos, permitiendo finalmente abordar los botes para un crucero alrededor de unos bloques de hielo inmensos que se habían quedado varados en la bahía. Observamos un par de focas “cangrejeras” que estaban descansando sobre el hielo. También fuimos cautivados por la belleza de los diferentes bloques de hielo con sus miles de tonalidades diferentes de azul y turquesa.

Día 8 de noviembre.

Puerto Lockroy (Lat. 64S º 50 ', Long. 63° 30 'W)
Base Brown – Caleta Skontorp, Bahía Paraíso (Lat. 64° 53 'S, Long. 62° 52 ').

Por la mañana visitamos el lugar histórico Port Lockroy, el cual está situado en la isla Wiencke. Inicialmente este lugar fue utilizado como puerto para los balleneros. El 1944, se estableció la base A del Gobierno Británico como parte de una iniciativa secreta para supervisar los movimientos navales alemanes durante la segunda guerra mundial. La expedición llevó el nombre en clave “Operación Tabarin”, por el nightclub de París..

En la posguerra la estación continuó como un destacamento civil hasta 1964 cuando fué desactivada. Pasaron unos treinta años hasta que se reactivó el lugar, pero esta vez se convirtió en un museo viviente recreando los tiempos históricos.

Tudor, Nicola y Michael nos dieron una agradable bienvenida. Se les notaba las ganas de mostrar su mágico museo y explicar todos los detalles. Pero también nos cautivó la colonia de pingüinos de papúa, que rodean la base. Cuando partimos vimos que también Amyr Klink había preparado su bonito velero para zarpar de la bahía y encontrarse con otra aventura.

Después del almuerzo nos preparamos para nuestro segundo desembarco continental en la base Brown, situada en la Bahia Paraíso. Esta bahía fue bautizada por los balleneros de principios del siglo XX no sólo por la espectacular belleza de sus glaciares y montañas que la rodean, sino también y especialmente por sus calmas aguas calmadas que les ofrecían un buen lugar de recalada. En la bahía se encuentra la base Argentina Brown, la que actualmente no está en funcionamiento, pero desde hace varios veranos se están desarrollando tareas de limpieza y mantenimiento en la base para que pueda volver a ser ocupada para fines científicos.

Entre olas y témpanos , nuestros timoneles de Zodiac nos llevaron de paseo a ver los increíbles glaciares milenarios que desde lo alto de las montañas bajan hasta el mar en la Caleta Skontorp. También vimos una colonia reproductiva de pingüinos Papúa y de cuervos marinos antárticos anidando en un acantilado cercano con interesantes paredes estratificadas llenas de minerales de origen sedimentario. Un grupo de focas “cangrejeras” se acercó a los botes para espiar a sus pasajeros. Pero por más que disfrutábamos del espectáculo, el viento fuerte empezaba a cortar la cara y pronto fue hora de volver al barco.

Día 9 de noviembre 2010

Isla Decepción: Lat. 62° 24'S Long. 59° 47'O
Isla de la Media Luna: Lat. 62° 36'S Long. 59° 54'O

Por la mañana, antes de desayunar, ingresamos en la Isla Decepción con forma de herradura a través de la estrecha apertura llamada Fuelles de Neptuno. Fue impresionante ver como viraba a estribor y navegábamos cercanos a la pared nororiental de los Fuelles.

La isla de 14 km de diámetro es una caldera inundada (Port Foster) que se formó como resultado del colapso del volcán.
Port Foster tiene alrededor de 9 km de largo en sentido norte-oeste sur-este y un poco menos de 6 kilometros de ancho. Este es el lugar más resguardado de las Islas Shetland del Sur. Sin embargo, después de cruzar los Fuelles pudimos comprobar que las condiciones de viento todavía eran muy fuertes, por lo que Sebastián anunció que no sería posible el desembarco. Nuestro barco quedó fondeado en Port Foster, desde donde se podía observar la base española Gabriel de Castilla y la base argentina Decepción. Aprovechamos este momento para desayunar y escuchar una apasionante conferencia sobre la historia de los balleneros del Atlántico Sur por parte Monika.

Nuestro capitán ofreció un crucero con el barco por todo el interior del cráter principal de la isla, que fue acompañado por explicaciones por parte de Dany sobre la Geología de este lugar tan fascinante.

Más tarde, como el viento seguía soplando bastante fuerte, el barco levantó su ancla y siguió navegando rumbo norte hacia la isla de la Media Luna. Esta pequeña isla, con forma de media luna como su nombre indica, está ubicada entre las Islas Greenwich y Livingston, ofreciendo un lugar protegido para fondear. Llegamos a la isla de la Media Luna por la tarde, ya con menos viento y mejor clima, y nos preparamos para nuestro primer desembarco del día y último desembarco antártico. Empezamos caminando por la costa hasta la base argentina Cámara que actualmente no se encuentra en funcionamiento. De ahí continuamos nuestra caminata hasta una colonia de pingüinos “barbijo”. En el camino vimos también varias focas de Wedel descansando en la playa, escuas y algunas palomas antárticas.

En esta playa, los más intrépidos nos decidimos a bañarnos en aguas antárticas con una temperatura suficientemente negativa.

Al finalizar la cena, mientras nuestro barco emprendía nuevamente su rumbo hacia el Drake, empezamos a preparar nuestras cabinas para un cruce un poco movido.

Drake, allí vamos …

Día 10 de noviembre 2010: Pasaje de Drake

Al despertar, comprobamos que el barco se movía un poco más que a la ida. El implacable Pasaje de Drake nos torturaba con una resaca de olas, que se habían formado el día anterior con el fuerte viento.

Igual que en la ida, nuestro equipo de expedición siguió dándonos información en forma de charlas, conferencias y así pudimos resolver muchas dudas que habían quedado en el tintero. Hablamos de las diferentes formas de hielo con Dany, de pinnípedos con Julieta y de la història de la exploración antártica en la Era Heroica con Monika. Con las charlas no sólo aprendimos un poco más sobre la tierra que acabábamos de visitar sino que además rememorábamos los días pasados.

Por la tarde nos dedicamos a la observación de aves pelágicas en la cubierta del barco.

Este día, hubo muchas más bajas entre los expedicionarios y hubo una auténtica fiesta de vómitos.

Día 11 de noviembre 2010: Pasaje de Drake y Boca del Canal Beagle

Poco a poco dejamos atrás el Pasaje de Drake y nos acercamos nuevamente al continente sudamericano.

Por la tarde, estando ya en el Canal Beagle, nos reunimos en la sala de Conferencias para la finalización de nuestra expedición y una fiestecita improvisada en la cubierta del barco con Whisky on the rocks con hielo antártico.

Día 12 de noviembre 2010: Ushuaia, Argentina Lat. 54N º 48′ S Long. 6818′ O

La luz de la mañana marcó la culminación de nuestro viaje. Volviendo a un lugar conocido, pero ya no éramos los mismos: volvíamos con la experiencia invalorable de haber conocido la Antártida.

Fue un viaje memorable durante. La variedad y cantidad de animales que vimos durante este afortunado viaje seguramente serán un
los recuerdos más fuertemente grabados en nuestra memoria junto con el imponente paisaje antártico.

Cautivado por el gran continente blanco, no sé cuándo ni cómo pero volveré.