INDIA

Bullicio y exotismo.

En esta ocasión nos hemos decidido a hacer un recorrido por la zona central de la India. Desprès d’aconseguir un vol per menys de 400€ amb Lufthansa hem decidit marxar a l’aventura per tal de recorrer prop de 1500 kilómetros a través de este país fascinante.

En primer lugar os tengo que decir que no haga caso de la gente que no ha estado nunca en la India, pues se trata de un país para visitar y comprobar sus contrastes por ti mismo.

Nosotros me visitado este país en mayo con lo que se trata de temporada de pre-monzones, muy calurosa y poca afluencia turística.

Empezamos el viaje a Delhi donde la primera reacción fue que el aeropuerto parecía el de cualquier ciudad europea, lo que nos defraudó un poco. Cogimos transporte hasta la ciudad y enseguida comprobamos el estilo agresivo de conducción indio. Normas de tráfico completamente indesxifables para mí y un uso continuado del claxon, pero exagerat!. Me imagino al profesor de la autoescuela explicando al alumno las normas de tráfico son las mismas que en una pelea callejera: menos golpes en los bajos, morder y picar los ojos todo vale. Un auténtico descontrol!.

Desde mi punto de vista Delhi no tiene mucho interés y es una ciudad de paso. Se trata de una gran ciudad con barrios modernos como Connaught Place o Patel que si no fuera por ricksaws y el tráfico podrían pasar por una ciudad europea. Old Delhi y sobre todo Pahar Ganj ya son otra historia, donde sus calles llenas de vacas, bazares y ambiente nos recuerdan que estamos en la India.

Dicen los tópicos que la India es un país sucio, i ho he de ratificar. No hi ha quasi papereres, ni contenidors i hi ha multitud de brossa pel terra, lo arrinconan en un montón de cuando en cuando y le prenden fuego allí mismo. Hay multitud de excrementos por el suelo pero estos se recogen de cuando en cuando para aprovecharse como abono, material de construcción y combustible. En cuanto a la presencia de ratas os tengo que decir que yo no he visto ninguna. En fin, que sí, que se trata de un país pobre con posibilidades y hábitos muy importantes de consumismo, con lo que generan multitud de residuos que no tienen la educación , el hábito ni la posibilidad económica de eliminar al mismo ritmo que los generan.

Sin embargo en Delhi visitamos lugares interesantes como: Chadni Chowk, Jama Masjid, Mausoleo de Humayun, el Fort vermell, el parlament, Puerta de la India, etc

Las distancias en la India son elevadas pues se trata de un subcontinente y las carreteras no son buenas. La mejor manera para desplazarse son los aviones (vuelos internos son más económicos que en Europa) i els Trens. En Mayo son vacaciones nacionales y los trenes están abarrotados de gente que se desplaza por todo el país de vacaciones y de peregrinación. Así nos decidimos a coger 2 vuelos internos y el resto del viaje en coche.

De Delhi vàrem volar fins a Varanasi. Con una temperatura de unos 38 º C, decidimos regatear un taxi el cual nos dejará a unos 20 minutos caminando del hotel lo mucho cabrón! Sabíamos que el barrio donde tenemos el hotel no se puede entrar en coche pero el crack se columpiarse. En fin que desde allí tomamos un ricksaws el cual nos lleva a dos personas más la mochila al hotel pedaleando con ese calor sofocante. Por supuesto, le dimos una buena propina. Al principio puede dar pena esta gente que se dedica a transportar otra gente en bicicleta pero tenéis que pensar que es trabajo. En la India tener trabajo ya es mucho y si tú no subes porque te da pena, esta hombre no comerá; en canvi si pujes potser d’aquí uns anys es podrà comprar un tuc-tuc o autorickshaw i a la llarga potser un cotxe.

Varanasi es una de las ciudades más sagradas de la India. La leyenda dice que uno de los cuatro jefes del diez Brahma consiguió descansar al llegar a esta ciudad y también que la esposa del diez Shiva, se suicidó tomándose fuego y que cayó en esta ciudad.

En Varanasi nos quedamos en una auténtica casa India regentada por una ONG local y situada en 2 minutos del Ghat principal. Els Ghats son escales que van a parar al riu Ganges i on realitzen els famosos banys purificadors dels hindus i en altres es realitzen les cremacions.
El Ghat principal se llama Dashasgamedh Ghat y está siempre muy animado por los templos, massagistes i pandits (homes religiosos) celebrando ritos bajo de las sombrillas.

El Manikarnika Ghat es uno de los principales de la ciudad por ser el principal escenario de las cremaciones. Tot aquell que mori a Varanasi, menys bis de 60 kilómetres de la ciutat, queda liberado del ciclo de las reencarnaciones. Entonces hay muchos ancianos que viajan a Varanasi para morir. Allí recogen dinero para pagar madera y esperan su momento. En el Manikarnika Ghat, rodeados de numerosas pilas de leña, varias pilas funerarias arden simualtaniament. Cada día se pueden realizar unas 200 cremaciones donde no suele haber problemas para asistir con discreción siempre respetando y no haciendo fotos. En las calles que se internan en el Chowk es fácil ver los cortejos funerarios recitando mantras con el cadáver envuelto en telas doradas a hombros. Una vez llegan al ghat limpian el cadáver en el Ganges y lo ponen en la pila de leña encendida donde arderá durante unas 3 horas. Dependiendo del dinero pondrán más o menos leña con lo que un pobre con poca leña no se acaba de quemar. Los restos y cenizas se tiran al río. Las mujeres embarazadas, los niños y los picados por cobra no se pueden quemar y cuando se mueren se tiran directamente al río.
Hola nos ha 5 kilómetros de ghats que se pueden recorrer caminando o en barca previo regateo.

El chowk (un bostezo antiguos) son las calles estrechas repletas de bazares y tiendas a veces de no más de 1 metro cuadrado donde es difícil encontrar un restaurante y donde nos tuvimos que decidir a probar las comidas indios en las paradas que realizan la comida en la calle con un sencillo hornillo a carbón y muy poca higiene. Sin embargo debemos decir que la comida es bastante bueno, todo es picante o especiado y es muy barato, además no tuvimos problemas de estómago en todo el viaje. Además es muy barato pues comimos todos los días desde un euro hasta 5 cada comida.

Es todo un espectáculo caminar por las calles estrechas del Chowk donde sólo con un metro de ancho pasan vacas, motos pitando frenéticamente, personas de todas procedencias, etc

De Varansi vàrem volar fins a Khajuraho pues no hay posibilidad de tren y por carretera puedes tardar hasta 20 horas un trayecto de 50min de avión. Sólo bajar del avión vino el mazazo 41 º C! También nos sorprendió la seguridad del aeropuerto con policías con armas pesadas en la pista y en la terminal.
Khajuraho alberga uno de los complejos de templos más célebre y bien conservados del país. Entre los que se encuentran las esculturas con motivos eróticos los que son famosos. Allí nos vino a buscar nuestro conductor Raju con el que habíamos pactado un buen precio para realizar el resto de nuestro recorrido por carretera por el país.

Com si este haviem, me viajado en mayo donde la época es muy calurosa con temperaturas tórridas de hasta 45-50 º C. Por lo que no hay turistas y nosotros como seres blancos llamábamos mucho la atención. Els primers dies cal fer-nos a la idea de la vida real en la India i deixar enrere la idea preconcebuda de miseria que tenim els europeus. A veces era desesperante cuando los niños y la gente nos dirigía directamente diciendo tan sólo dos palabras "hello, dinero!". Al tener la piel blanca concluyen directamente que tenemos dinero y por lo tanto muchas veces te sientes mal pero vas investigando y hablando con los niños voces que muchos piden sin necesidad pues tienen familia, incluso te invitan posteriormente a visitar su tienda. Es muy difícil al principio distinguir entre los que realmente tienen necesidad verdadera de limosna y los que no. Sin embargo con un simple NO te dejan en paz y no insisten. Realmente a diferencia de algunos países árabes que he visitado donde también abordan a los turistas de una forma pesada, els indios son muy educados y amables. Realmente hay mucha pobreza pero como dice aquel refrán: "No les des un pez y enséñales a pescar". También hay que decir que muchos otros se acercaban para hacerse fotos con nosotros, darnos la mano o por tener intercambio entre diferentes culturas.

El día después visitamos los palacios de los maharahas, chattris i templos uno Orchha. Esta pequeña aldea conserva el encanto de los lugares que aún no han sido maltratados por el turismo. Es un buen refugio para los que buscan tranquilidad.

Posteriormente nos dirigimos a Gwalior donde visitamos el fuerte y el palacio y después directamente a Agra. En Agra la principal atracció és el fascinant Taj Mahal. Altres llocs interessants son el Red Fort, el Zadar Bazar, el Taj Ganj y la Tumba de Itmad-Ud Daulah

Camí una vam passar por Jaipur Fatehpur Sicri on vam visitar les ruïnes de la ciutat abandonada.

En Jaipur visitamos la hermosa ciudad rosa il'impresionant Amber fuerte donde nos cogió unos tormenta de arena impresionante.

De ahí el desierto hasta la ciudad de Pushkar donde al ser una temporada poco turísctica estaba muy tranquila y agradable. Molt diferent deu ser quan es realitza el famòs festival del camell. Pushkar és una de les 5 ciudades más sagradas para los hindúes. El lago Pushkar, situado en el centro de la ciudad, es el principal atractivo y objeto de miles de visitas al año. Está rodeado por 500 Algunos templos blancos i 50 ghats.
Realizamos una cabalgata con camellos semi nocturna hasta el desierto a las afueras de la ciudad donde cenamos. El día después visitamos los templos de las montañas, el basar, el lago interno y sus ghats donde realizan los baños purificadores.

Finalmente una larga jornada por carretera de unas 9 horas hasta Delhi para acabar de dar una vuelta por la ciudad y vuelta a casa.