KILIMANJARO

Altura: 5.895 m.
Localización: Parque Nacional del Kilimanjaro - Moshi - Tanzania.
Principales dificultades: Altura.
Fecha de cima:18 de Agosto 2009.

“Desde el punto de vista alpinístico no es un gran reto, sino más bien se trata de un trekking de altura. Es una montaña que aporta una experiencia muy exótica para un montañero; diferente a otros expediciones más alpinas” Albert Bosch – aventurero.

Día 13 Agosto.- Moshi.

Para ir al Kilimanjaro mi mujer Lorena y yo, volamos al aeropuerto del mismo nombre, cerca de la ciudad de Moshi haciendo una interminable escalera aeropuerto de Nairobi( Kenia). Aquí nos vinieron a recoger del Hotel Springland donde pasamos la primera noche. Se trataba de un hotelito pequeño acogedor, situado en las afueras de Moshi propiedad de la empresa Zaratours. Como curiosidad explicaré que allí es donde vimos la única mujer con el cabello tintado y vestidos elegantes que vi en todos los días que estuvimos en Tanzania. Se trataba de Zainab, la gerente de la Empresa, claro (http://www.zaratours.com/).

Día 14 Agosto.- Moshi – Refugio Mandara (2720m)

El siguiente dia por la mañana, ya nos recogía el Eddie, el guía jefe de nuestra expedición, para dirigirnos en bus hacia la "Marangu Gate", una de las puertas de acceso al Parque Nacional del Kilimanjaro. En este punto es donde comenzó nuestro largo Trekking hacia la cumbre del techo de África.

Dada nuestra inexperiencia en alta montaña decidimos coger la ruta normal y más sencilla para decirlo de alguna manera. Por este hecho, la ruta "Marangu" es conocida también como la ruta de la Coca-Cola.

Una vez llegados a la "Marangu Gate" aterrizamos de golpe en una de las experiencias más especiales que aporta esta montaña: el montaje de la expedición. Nunca nos hubiéramos pensado que llevaríamos tanta gente de apoyo para ir a conquistar una cumbre de las características de lo que teníamos delante. En nuestro caso, en que la expedición la formábamos Lorena y yo, había un montón de porteadores y ayudantes: Llevábamos 1 guía principal y un ayudante de guía, un cocinero, un encargado de logística y servicio, y 6 portadores. Estos últimos se encargaban de llevar todo el material necesario para los 6 dias de travesia, más un equipaje de unos 30 Kg. para cada uno de nosotros.

Este recorrido es el único que cuenta con refugios donde pasar las noches, los llamados Mandara Hut, Horombo Hut y Kibo Hut. Algunos están equipados con camas (el saco de dormir es del todo necesario), luz solar y letrinas muy elementales. También los dos primeros disponen de agua corriente.

La ruta Marangu puede realizarse en 5 días, si bien las probabilidades de hacer cumbre en tan poco tiempo no son muy altas debido a la aparición de problemas de aclimatación, siendo lo más recomendable utilizar al menos 6 jornadas.

Iniciamos la marcha por medio de la parte más selvática del parque del Kilimanjaro (Puerta de Marangu), y nos daba realmente la sensación de ser una de esas expediciones africanas de principios y mediados del siglo XX que hemos visto en el cine. Era un momento muy especial, tanto por la ilusión que siempre se tiene cuando se inicia la caminata hacia una nueva e interesante montaña, como por todos los contrastes que nos ofrecía aquella situación. Nosotros íbamos bien equipados para la expedición en contraste con los porteadores, que iban vestidos con cualquier cosa, calzados con zapatos viejos y simples, y casi siempre, cargando el material con una bolsa o amontonado y atado con cuerdas, y situado directamente sobre la cabeza. Nos sorprendía como teniendo mochilas adecuadas para llevar en la espalda acababan siempre haciendo un hatillo y situándolo en la cabeza de una forma tan poco ergonómica. Durante los días te vas acostumbrando a este empacho de exotismo, pero el primer día es realmente una sensación de aquellas que cuestan de olvidar. Evidentemente, a todo esto, hay que añadir un paisaje impregnado de naturaleza por todos los lados: Una espesa vegetación tropical y selvática, ambiente húmedo y animales salvajes como pequeños cérvidos, monos, pájaros exóticos etc

De los 1.840 metros de la "Puerta de Marangu", acabamos la primera jornada en el “Mandara Hut”, a 2.720 metros. Se trató de una ascensión sumamente lenta donde nuestro guía marcaba el ritmo que deberíamos seguir el día de cumbre. En realidad, aquellas tres horas nos parecieron un paseo donde a veces nos hubiera cogido ganas de correr. Después de descansar un poco en el refugio, nos encontramos con otras expediciones que realizaban la misma ruta, cenamos y compartirmos experiencias.

Día 15 Agosto.- Refugio Mandara- Refugio Horombo (3720m)

Después de un copioso desayuno, empezamos la ascensión con un cierto desnivel pero de poca dificultad hasta salir de la zona selvática. Cambia mucho el paisaje y llegamos a una sabana de altura hacia los 3000 metros que será una constante hasta la última etapa. Vemos por primera vez las fabulosas lobelias gigantes, flores y arbustos de la sabana, etc

A nuestros pies, parte de la selva y sabana de Tanzania, con el Mount Merhu (segundo más alto de África delante), justo el momento para apreciar y dejar paso a un manto de nubes que nos acompañará el resto de la expedición haciéndonos la impresión de estar caminando sobre el cielo.

Horombo Hut es un conjunto de refugios tipo Bungalow y casas para cocinar, con un gran refugio-comedor donde se tenía que hacer turnos. Desde aquí las primeras vistas del monte Mawenzi (5149m) mucho más técnico que el Uhuru Peak. La duración de la etapa fue de 5 horas y por la noche se empezaron a notar los primeros síntomas de altura (dolor de cabeza, dificultad para dormir, corazón acelerado,etc).

Día 16 de Agosto.-Refugio Horombo (3720m). Día aclimatació d '.

El tercer día aprovechamos para hacer una buena aclimatación: Salimos de 3.780 metros, alcanzamos a una altura de 4.200 m., en Zebra Rocks donde aprovechamos para realizar fotos de la cumbre y de la flora autóctona.

El resto del dia, descansamos e intercambiamos opinión con las otras expediciones. Observamos las primeras evacuaciones con las famosas camillas con ruedas.

Día 17 de Agosto.-Horombo Hut- Kibo Hut (4745m).

Se trata de un camino suave pero donde ya se empiezan a notar los síntomas de altura (dificultad de respiración, fatiga,dolor de cabeza,etc) y dos evacuaciones más por el camino. Además de que otros grupos que hacían la misma ruta decidieron dar marcha atrás y no subir. Y eso que es la ruta más fácil y más apta para los principiantes, lo cual añade un poco de presión en nuestra inexperiencia.

La imagen del cráter final del Uhuru con sus nieves (ya no tan perpétuas) nos motivará para emprender la ascensión a la madrugada siguiente. Sabemos que será la etapa más difícil con diferencia, con lo que cenamos bien y a intentar dormir, cosa nada fácil si unimos la altura, los nervios y los ronquidos y otros ruidos del refugio.

Día 18 de Agost.-Kibo Hut- UhuruPeak (5895m)- Kibo Hut (4745m).

Ha llegado el gran dia! El dia de cima. A las 12 de la madrugada nos levantamos, tomamos un poco de desayuno rápido, y empezamos a subir con la luz de los frontales hacia la cumbre. La temperatura está a unos -10 º C, pero bajando a medida que ganamos desnivel. Al principio habíamos dicho que el Kilimanjaro no es una montaña especialmente complicada; pero os aseguro que poca gente había en ese momento que pensara que estábamos haciendo algo sencillo. Superar los 5.000 metros siempre es un hecho delicado. Mucha gente se encuentra mal a partir de esa altura y el camino se empieza a marcar con manchas de vómito. Para Lorena y para mí era la primera vez que superábamos esa altura, tuvimos algunas molestias y momentos complicados debido a la altura, pero alcanzamos la cima. El Kilimanjaro es una montaña muy atractiva para mucha gente que no tiene, a veces, demasiada experiencia en este deporte. Por eso, a pesar de no ser técnicamente complicada, tiene una estadística de gente que no sube muy elevada: Aproximadamente un 25% de la gente que lo intenta. Recordaré siempre una expedición de triatletas que nos pasaron a primera hora de la noche como una exaltación·ción mientras nosotros esbufegabem duro y nos costaba seguir el paso superlent que marcaba nuestro guía y que durante los primeros días nos había hecho desesperar. Pero el "pole pole" al final nos permitió llegar arriba mientras otras expediciones incluida esta, formada por gente físicamente muy fuerte, tenía que hacer marcha atrás y volver al refugio sin la cima.

El momento clave del ascenso final para esta ruta, es cuando se llega a Gilman's Point, punto donde termina la gran pendiente y se inicia un último tramo por la cresta del cráter del volcán hasta el pico principal llamado "Kibo", con 5.895 m. Una vez llegados al cráter, todo cambia e iniciamos una marcha suave para alcanzar la cima pero que resulta dura debido a la altura.

Una hora y media más de caminata, y ya estábamos en el punto más alto de toda África.

La bajada se hace por la misma ruta pero esta vez nos paramos a hacer fotos de los glaciares y observar las vistas. Cuanto más bajamos más cómodos nos sentimos y esta vez no bajamos hasta Kibo Hut sino que decidimos llegar a Horombo para poder descansar mejor. Ha sido una etapa dura pero con la gran satisfacción de haber conseguido nuestro objetivo.

Día 19 de Agosto. Horombo Hut- Marangu-Puerta de Moshi.

Emprendemos el descenso final, con el trabajo hecho y disfrutando de los paisajes y el camino, repitiendo el itinerario de los dos primeros días a través de la sabana y de la selva tropical hasta la entrada del parque donde nos despedimos de los porteadores y nos dirigimos al hotel para descansar con nuestro guía.

Siempre que se hace un viaje tan lejos y, sobre todo, a un país tan interesante como Tanzania, vale la pena aprovechar para hacer algunas otras cosas. Nosotros fuimos posteriormente a hacer un safari por los parques naturales de Lake Manyara, Serengueti y N'gorongoro y visitar algunas aldeas masais.

Curiosidades: un tema a tener en cuenta fue el tratamiento que teníamos que hacer para afrontar el riesgo de contraer la malaria. Había gente que no se tomaban nada, otros que se lo tomaban de todo y todos los días, y una tercera opción que era de arriesgarse los primeros dos días, evitando al máximo las picaduras de mosquitos, para llegar a 3.000 metros donde ya no hay riesgo de ningún tipo, y empezar el tratamiento anti-malaria al bajar de la montaña para el resto de la estancia en el país. Esta última opción fue nuestra elección debido a que el Malarone no es precisamente barato y no somos muy amigos de los medicamentos. Empezamos a tomar el fármaco al bajar de la cima, en los días posteriores que estuvimos realizando un safari y visitando Tanzania y hasta una semana después de abandonar la zona de riesgo.