AUSTRALIA

Un país, muchos paraísos.

Australia es un país enorme siendo el único que ocupa todo un continente con más de 36735km de costas bañadas por el Pacífico, el Índico y el mar de Arafura. En cambio, tiene una población de tan solo 18 millones de habitantes que vive prácticamente distribuida por la costa dejando casi deshabitado el desértico centro del continente.

Hay ciudades tan cosmopolitas como Melbourne, Sydney o Perth y espectaculares parques y reservas naturales, de los cuales 14 son patrimonio de la Humanidad, destacando La Gran Barrera de Coral con sus 2000km. A todos estos interesantes hechos hay que añadir una fascinante cultura aborigen centrada en el Territorio del Norte desde Darwin en el litoral hasta Ayers Rock en el interior.

Este fue nuestro viaje de novios. Siempre nos había fascinado este país en las antípodas de España, tan diferente en paisajes, costumbres y fauna. Volamos de Barcelona a Londres, de Londres a Singapur y de Singapur a Sydney en un maratón de vuelo de unas 24 horas en la que yo pagué los excesos de la fiesta de la ceremonia añadidos al jet lag. Una vez abandonada la idea inicial de alquilar una autocaravana para explorar el territorio aventura por falta de tiempo, nos unimos a un grupo con guía.

Al encontrarse en el hemisferio sur Australia, , las estaciones son al contrario que en España, por ejemplo cuando aquí es invierno allí es verano. Nosotros viajamos en septiembre con lo que allí era primavera pero se hacía sentir ya el calor sobre todo bastante asfixiante en el centro del país.

Los primeros días los pasamos en la cosmopolita y sofisticada Sydney. Es la ciudad más grande de Australia y tiene una de las bahías más hermosas del mundo. Entre los lugares de interés a visitar: El puerto de Sydney (Port Jackson), The Rocks, Puente del Puerto (con espectaculares vistas panorámicas), Casa de la Ópera, Circular Quay, Macquarie Lugar, Darling Harbour, el acuario, el monorraíl, Chinatown, El Museo de Australia, los jardines botánicos, el mercado del pescado, Fort Denison, Bondi Beach, King Cross y Paddington.

Además realizamos un crucero por la bahía, visitamos el Featherdale Wildlife Park donde descubrimos más sobre la fauna australiana y realizamos algunos trekkings por las cercanas Blue Mountains.

De la cosmopolita Sydney volamos al centro desértico del continente, a Ayers Rock, en unas 4 horas de vuelo. Allí visitamos la base de la roca Uluru, de 9km de circunferencia y con innumerables cuevas que nos relatan las historias sobre la cultura aborigen con sus pinturas y leyendas. Nosotros decidimos no escalar a la cima de la roca de 348m, pues para los aborígenes es una montaña sagrada. Allí disfrutamos de una puesta de sol espectacular en medio del desierto.

En medio de las dunas teñidas de rojo surgen 2 formaciones rocosas sagradas para los aborígenes: el inmenso monolito de Uluru y las prominentes bóvedas de Las Olgas. A la mañana siguiente realizamos un trekking por los Montes Olgas y el Valle del Viento. Visitamos también el centro de cultura aborígen.

Del Centro del desierto australiano volamos a Cairns, que con un clima tropical está situada en la costa este y es la capital del Norte de Queensland. Cairns constituye una buena base para descubrir la impresionante Gran Barrera de Coral con sus arrecifes y sus islas.

El primer día realizamos un crucero con un catamarán para explorar las cristalinas aguas de la Barrera de Coral, donde después de dos horas de navegación llegamos recalar en un arrecife donde pudimos realizar inmersiones para disfrutar de la magnífica y variada vida marina existente en la zona. El regreso con el catamarán fue toda una aventura, pues nos cogió una tormenta tropicales con olas importantes que provocaron una auténtica fiesta del vómito en el barco, incluída la tripulación.

El día siguiente realizamos un trekking por el bosque Tropical húmedo del P.N. Wooroonooran, recorriendo de Bruce Highway hasta las cascadas Josephine. Visitamos también la granja de cocodrilos Johnstone y las piscinas naturales a Babinda Boulders.

Para finalizar nuestro recorrido por la fascinante Australia volamos hasta Darwin, capital del Territorio del Norte. Se trata de una ciudad tropical tranquila y relajada. Allí visitamos el majestuoso P.N. Kakadú con los fascinantes paisajes salvajes, rocas rojas y grandes llanuras con billabongs.
Otro día realizamos un mini-crucero por Yellow Water Lagoon para observar una gran variedad de aves y cocodrilos de agua salada. Posteriormente nos desplazamos a Nourlangie ó Ubirr Rock donde se pueden admirar grabados y pinturas rupestres aborígenes con fascinantes leyendas.